Uncategorized

Así vive Yarlenis, la barranquillera que fue quemada con ácido por su expareja

Cada vez que está frente al espejo, Yar­lenis Bermejo Mendoza ve las cica­trices que le quedaron en el cuerpo tras el ataque con ácido del que fue víctima. Aunque las físicas han sana­do, las heridas que lleva por dentro, en su ser, aún duelen.

En la sala del apartamento donde vive arrendada hace nueve meses, Yarlenis aún recuerda aquel 12 de enero de 2015 cuando su excompañero Uberlindo Rojas Carreño llegó a su casa ubicada en el barrio Rebo­lo, con la excusa de hablar con ella. Era un lunes festivo, 6 de la mañana. Yarlenis ha­bía estado en un quinceañero de una veci­na el sábado todo el día y el domingo hasta las 10 de la noche, ya que al día siguiente le tocaba trabajar en una zapatería.

“Él se presentó allá, me llamó y me dijo que le hi­ciera el favor y yo me levanté, me dijo que necesitaba hablar conmigo, pero le dije que se me había hecho tarde para ir al trabajo y que después hablábamos”, dice Yarlenis.

A raíz de la insistencia que tenía Uberlindo, Yarlenis decidió escuchar lo que tenía que decirle su expareja y por eso aceptó salir al callejón, donde este le dijo que lo acompa­ñara.

Yarlenis recuerda que todavía estaba alicorada y adormitada, por lo que no sos­pechó de las malas intenciones que llevaba Rojas. “Empezó a llorar y a decirme que si en serio yo pensaba dejar las cosas así, yo le dije que le había hablado claro, entonces me dijo que si no era para él no iba a ser para nadie, y que me iba a dejar de una for­ma que nadie se iba a fijar en mí”, informó la mujer.

Yalenis asegura que, tras esas palabras el hombre la arrinconó en el callejón, me­tió la mano en una mochila que llevaba, sa­có un recipiente de plástico en el que tenía “más de un litro de ácido” y se lo lanzó. “En ese momento intento agarrarle el brazo, forcejeamos, pero logró echarme el ácido y salió corriendo, yo empecé a gritar y los vecinos salieron y me echaron bastante agua, el ácido me cayó en la parte izquierda del rostro, los senos, los brazos, las piernas y en el pecho”.

Yarlenis estuvo internada cinco meses en la Clínica de la Costa, don­de le hicieron varias intervenciones quirúr­gicas, de las cuales dice haber perdido la cuenta. “Fue horrible, empecé a gritar por­que no contenía el ardor, era algo como si me estuviera prendiendo, la ropa empezó a rasgarse y a caerse, la piel se me fue reco­giendo como una bolsa que se va queman­do”, dice Bermejo mientras las lágrimas le recorren las mejillas.

Han pasado dos años y seis meses des­de que Yarlenis sufrió la peor experiencia de su vida, como ella misma afirma, y pese al tiempo transcurrido dice que no es fácil perdonar al hombre que un día amó, y con el que tiene un hijo de siete años.

“Una vez hablé con él por teléfono ya que ubicó el ce­lular de una sobrina, primero habló con el niño y después conmigo, me dijo que lo per­donara, sé que uno tiene que perdonar, pe­ro eso es muy difícil cuando es un daño de este tamaño, un daño muy enorme que no se perdona de un día para otro”, contó Yar­lenis con la mirada hacia el piso.

Tras conocer el fallo del Juzgado Único Penal del Circuito Especializado de Ba­rranquilla, que condenó a Uberlindo Rojas Carreño a 18 años y nueve meses de pri­sión por los delitos de tentativa de homici­dio agravado y tortura, Yarlenis dice que no está conforme con el mismo.

Fuestes: AL DIA