Uncategorized

Entre lágrimas y gritos, una madre intenta recolocar la cabeza de su hijo en su cuerpo. Esta historia es impactante.

Advertencia: La siguiente historia no es para gente sensible, contiene descripciones que pueden causar una fuerte impresión en el lector.

El siguiente texto es tal vez difícil de leer, muestra tal vez uno de los errores que comete la civilización actual, la siguiente historia fue escrita por un paramédico en San Diego, Estados Unidos, después que vio como una familia era destruida:

“Para todos aquellos que no lo sepan: yo soy paramédico en San Diego (EE.UU.). Normalmente no contaría abiertamente historias de mi profesión, pero en este momento lo quiero hacer, por el solo hecho de que ustedes, lo piensen 2 veces antes de conducir un carro estando borrachos.

Foto: Periodicocorreo.com.mx
Foto: Periodicocorreo.com.mx

Hace unas horas llegue a mi casa, terminando mi última atención de emergencias, no fue un día fácil, creo que fue el peor del año, fui testigo de un gravísimo accidente, un carro estaba volteado sobre el techo, otro se estrelló sobre un muro, una señora estaba sentada sobre un andén bañada en sangre, en sus brazos yacía el cuerpo de un bebe cortado en dos partes. Ella lloraba desesperadamente trataba de unir la cabeza del bebe a su pequeño cuerpo.

Al otro lado de la calle caminaba un señor, el esposo de la señora, en sus brazos cargaba el cuerpo sin vida de su hija mayor, cuando me baje de la ambulancia me dijo ayúdame, haz lo más que puedas para salvarle su vida, nosotros tratamos por todos los medios reanimar a la niña de al menos unos 7 años de edad, lamentablemente no pude hacer nada, la nena murió en el lugar.

El carro de esa familia fue estrellado por un hombre que presentaba un alto grado de embriagues, se bolo un semáforo en rojo a unos 80 Km/h. La niña salió volando por la ventana, cayo a unos 10 metros de distancia, la cabeza del bebe fue separada de su cuerpo por el fuerte impacto, los papas de los niños solo sufrieron unos pequeños rasguños, al borracho tampoco le paso nada.

Hoy me tocó ver cómo sufría y se terminaba una familia. ¡Por favor dejen de ser idiotas, si vas a tomar no tomes!

Por: Osvaldo Amaris Angulo.