Uncategorized

Muerde 21 veces a su novia para que nadie más la mire

Un hombre si es que así se le puede llamar a este personaje el cual fue identificado por las autoridades como Jamie Mitchel, decidió atentar contra la humanidad de una mujer que fue su novia por muchos años, la víctima fue identificada como Melody Moon y que en su diario vivir trabaja como chef de un prestigioso restaurante en Yeovil Inglaterra.

La mujer de aproximadamente unos 25 años de edad fue víctima de celos por parte de su ex novio, por esta razón la joven termino la relación con el hombre quien la mordió en el rostro 21 veces “para que ningún hombre se fijara en ella nuevamente”.

No obstante, la mujer vio como Jaime al pasar el tiempo fue cambiando y se convirtió en un hombre posesivo y a cada rato la celaba hasta con sus hermanos “Poco a poco Jamie se volvía más demandante. Allí supe que no podíamos continuar juntos”.

Al terminar todo vínculo sentimental, la joven renuncio a su trabajo, pues el ex trabajaba en el mismo restaurante y ella no quería volver a verlo. Entonces, él hablo con ella y le pidió que fuera a su casa para arreglar las cosas y salvar la relación entre ambos. Durante el encuentro el tipo la intento lanzar por la venta y la agredió vilmente. Antes las autoridades prometió que no volvería a acercarse a ella.

Tiempo después Jaime la convenció para que fuera nuevamente a su casa “Cuando entramos en el piso, mi piel se erizó. Sentí que el lugar estaba vacío. Me había llevado a una trampa”, ya solos en la vivienda el hombre la golpeo y la intento asfixiar y le dijo que la mordería para que más nadie se volviera a enamorar de ella, por fortuna uno de los vecinos escucho los gritos de la mujer y llamó a la policía, pero cuando las autoridades llegaron al lugar al lugar ya era demasiado tarde.

El ataque fue letal, el hombre le propino 21 mordeduras en su rostro, le fracturo la nariz y el mentón, actualmente la joven se encuentra en un centro asistencial, insólitamente el hombre solo fue condenado a dos años de prisión.

Por: Osvaldo Amarís Angulo